Se archiva la imputación de José Antonio López-Arias

17 julio 2014

Mañana hará un año, el 18 de julio de 2013, el Tribunal Supremo procedió al archivo de la causa que afectaba al exministro José Blanco, en relación al “Caso Campeón” y recientemente se ha procedido a archivar también la parte que afectaba al exdirector general de Cofares, José Antonio López-Arias en el juzgado de Lugo.

López-Arias, que había ocupado el cargo de máxima responsabilidad durante cinco años y que gozaba de la confianza del presidente de Cofares, Carlos González Bosch, fue destituido por motivos reputacioneles de la compañía, ante la imputación realizada por la juez del caso por presunto tráfico de influencias a favor de Cofares.

José Antonio Lopez-Arias

Cofares tomó la decisión de destituir a su director general para que pudiera “defenderse del proceso abierto con tranquilidad y centrarse en esta labor”, según expresaba textualmente la nota de prensa emitida por Cofares, el mayor grupo de distribución farmacéutica de nuestro país. En la profesión flotaban perspicacias sobre la frontera entre lo que es actuación personal o actuaciones como mandatario de la empresa, dado que los cargos de confianza y de alta dirección no suelen actuar de forma autónoma e independiente.

El tráfico de influencias es un concepto cargado de subjetividad, que en muchos países de nuestro entorno es considerado simplemente como “una práctica moral objetable”, pero que resulta punible en nuestro ordenamiento jurídico. En este caso consistiría en haber utilizado la influencia personal, obtenida como director general de Cofares, para obtener tratamiento preferencial para los fines de la compañía. La naturaleza ilegal del tráfico de influencias es relativa, en la OCDE se utiliza la expresión “tráfico indebido de influencias” para referirse a actos o gestiones cuestionables de lobbying.

Otro zamorano fué tambien perjudicado por un episodio similar, Demetrio Madrid, primer presidente de la Junta de Castilla y León, que dimitió al ser procesado, aunque posteriormente quedó absuelto de todos los cargos.

Resulta paradógico que se genere un perjuicio en el imputado por el mero hecho de serlo, aunque después sea absuelto o, como en este caso, se archiven todas las actuaciones.

El perjuicio causado a la reputación profesional tiene consecuencias no sólo profesionales, sino también personales y familiares, difíciles de restituir. Lo que en su momento es primera página informativa en el sector pasa a último plano cuando se archivan las causas.

Finalmente, no se han presentado recursos y el caso ha quedado cerrado, para buen nombre del propio José Antonio López-Arias, de Cofares, de la distribución farmacéutica y de la farmacia española.

2 comentarios por “Se archiva la imputación de José Antonio López-Arias”

  1. Farmacia Isidro

    Me alegro por Cofares, soy cooperatvista y la verdad que no necesitamos mala imagen.

  2. Pedro

    Aqui huele a Chamusquina…. Cofares, Pepiño Blanco, Dorribo…. me parece que nada bueno estaban tramando…

Deja una respuesta


© Tribuna Farmacéutica. QUIENES SOMOS - CONTACTO - PUBLICIDAD - AVISO LEGAL