Precios seleccionados y subastas

5 agosto 2015
Bengal Chemicals & Pharmaceuticals Limited

Bengal Chemical. Foto: B. Ganguly

Sorpresa en la profesión. El Gobierno central apuesta ahora por un sistema de precios seleccionados similar a la subasta andaluza que recurrió ante el Tribunal Constitucional. Subastas que se llevan poniendo en práctica en Andalucía desde hace cuatro años.

Subastas de medicamentos o de precios seleccionados; dos conceptos diferentes que tienen un efecto secundario común: hacer prevalecer los criterios económicos sobre los sanitarios. La clase política tendrá que decidir si quieren mantener un nivel asistencial adecuado ya que con ese nivel de precios va a ser complicado mantener una prestación farmacéutica de calidad.

El asturiano Aquilino Alonso, nuevo Consejero de Salud de Andalucía, Master en Salud pública por la Universidad de La Habana (Cuba), que fue además Director de Servicios Sanitarios del Servicio de Salud del Principado de Asturias en los años 2012 y 2013, muestra una actitud crítica: “lo que el Partido Popular hace en Madrid lo recurre en Andalucía”.

El Gobierno central, por su parte, entiende que es el único que tiene competencias para fijar los precios del los medicamentos. En todo caso, se ha generado un debate estéril con un gran derroche de recursos administrativos. Mientras tanto el nuevo presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Jesús Aguilar Santamaría, no ha adoptado un criterio unívoco en este dislate.

Para la población resulta difícilmente comprensible que la Junta de Andalucía compre los medicamentos en países tercermundistas mientras la industria farmacéutica española y sus trabajadores quedan desamparados. Así, el 75% de los medicamentos de las subastas se elaboran en Bangladesh, en India y Europa del Este.

Estos fármacos, que aunque que superan los laxos criterios de la Agencia Española de Medicamentos, no pasarían los criterios de calidad más estrictos de las agencias de certificación públicas de medicamentos de otros países occidentales. España, la decimosegunda potencia mundial, ofrece a sus ciudadanos medicamentos producidos en el Tercer Mundo. Paradójico.

Como decía la presidenta de Farmaindustria, Elvira Sanz: “sobra bronca y falta diálogo”. Pero mientras asistimos a este ruido de fondo, la realidad es que el uso de medicamentos innovadores en España se ha reducido de manera alarmante; con una lista de espera sólo superada por Portugal, Estonia y Rumania. Asimismo la Presidenta de Famaindustria denunciaba que el inestable marco político y la errática gestión sanitaria, produce una gran destrucción del empleo de la industria farmacéutica en España.

Precios seleccionados y subhastas

No obstante, tras los resultados de las últimas elecciones autonómicas; el peso del partido conservador en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se ha reducido muy notablemente, sólo hay cinco Consejeros de Sanidad del PP, en el conjunto de las 17 Comunidades Autónomas, donde el PSOE es mayoritario con nueve Consejeros.

Son muchos los profesionales y pacientes que dudan sobre la efectividad de esos fármacos y que sea análoga a los de fármacos de mayor calidad elaborados por laboratorios occidentales de reconocido prestigio.

No podemos olvidar el escándalo de la empresa india GVK Biosciences tras verificar que se falsificaron todos los datos del estudio sobre biodisponibilidad. Un caso que podría ser sólo la punta del iceberg. Otro efecto indeseable es que estas empresas no fomentan la investigación y el desarrollo de la industria farmacéutica de nuestro país.

La gran duda es ¿desaparecerá la subasta andaluza si se desarrolla el sistema de precios seleccionados?

Hay que tener en cuenta que en el entorno actual casi toda la prescripción se hace por principio activo, y el impacto de subastas y/o precios seleccionados -más allá de matices de léxico- será muy similar. El resultado es obvio: Medicamentos de peor calidad para los ciudadanos.

Carlos González Bosch, presidente de Cofares, afirma que el sistema de precios seleccionados no es igual que la subasta andaluza; sino que lo asimila más al sistema alemán. Sin embargo cree que se va a retrasar su implantación por las deliberaciones del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ya que se va a abrir el proceso lógico y establecido de negociaciones, que podrían ser interminables. Para González Bosch, subastas y precios seleccionados no son lo mismo, pero reconoce que no le gusta ninguno de los dos modelos; considera que ambos formatos deberían desaparecer de nuestro sistema sanitario. González Bosch apuesta por el sistema de precios de referencia; un sistema que sirve para contener el gasto farmacéutico sin crear excesivas molestias a los pacientes ni a los farmacéuticos comunitarios.

Por su lado, parece que las subastas andaluzas tampoco han generado un aporte representativo en la contención de la factura farmacéutica. Un dato: el gasto farmacéutico en el mes de junio, como media en todo el territorio nacional ha sido un incremento de un 4,4% respecto al mismo mes del año pasado; mientras que en Andalucía ha sido de un 3,97%. No parece que el impacto económico sea tan importante frente a las molestias y gastos de administración que las subastas conllevan.

Parece claro que mediante estos sistemas, el poder político tiene un margen de discrecionalidad que sería impensable en un Departamento de Compras de una empresa privada.

Por ello la empresarial andaluza Ceofa ha interpuesto varios recursos judiciales ya que considera que la subasta andaluza crea desigualdades. Se percibe al ciudadano andaluz como un ciudadano de segunda división en el derecho al acceso de los medicamentos por ello Ceofa sigue a la espera del dictamen del Tribunal Constitucional.

Hay que destacar además los permanentes desabastecimientos que se sufren a pesar del compromiso que adquiere el laboratorio elegido, lo que genera permanentes conflictos con los pacientes dificultando enormemente la labor del farmacéutico ya que en ocasiones no se le reembolsa la receta por problemas puramente burocráticos y administrativos.

Las asociaciones de usuarios ven extraño y han levantado la voz ante tanto medicamento asiático volviendo locos a los enfermos crónicos, con cambios de envases permanentes. Consideran que es demasiado riesgo para la salud, no comprenden y denuncian, que se ha duplicado o triplicado la clase política sanitaria y al final no quedan recursos para adquirir medicamentos de calidad.

3 comentarios por “Precios seleccionados y subastas”

  1. Mateo Garcia

    que pasada, no sabia que ahora a los andaluces les meten esos medicamentos tan malos… pronto nos lo harán a los madrileños….

    cuando las barbas de tu vecino veas pelar….

  2. Juan

    vaya pinta que tiene ese labratorio…

  3. Marga

    Increible, trabajamos 8 meses para el Estado, y despues nos meten medicamentos del Tercer Mundo.

    Hasta cuando vamos a aguantar?

Deja una respuesta


© Tribuna Farmacéutica. QUIENES SOMOS - CONTACTO - PUBLICIDAD - AVISO LEGAL